ERMITA ECUMÉNICA
ERMITA ECUMÉNICA
ERMITA ECUMÉNICA
ECUMENISMO
COMUNIDAD DE TUNICAS
PINTURAS
FORMACIÓN
ACTIVIDADES
ALBUM DE FOTOS
PUBLICACIONES
ENLACES
Imagen
Ermita del Señor de la Estrella Resplandeciente de las Nieves
Subiendo a la montaña sagrada entre cánticos y música
imagen
El silencio orante
imagen
Con Mons. Máximo Chocca,obispo de la diócesis quechua Jesucristo Kawsarimuq, y sus pequeños hijos
imagen
La Unidad en la Eucaristía
imagen
Ermita: Frutos del Espíritu Santo en el camino indio de los brazos y el corazón abierto de Jesús,el Cristo
Historia

En Junio de 1997, Dante Alfaro, peregrinó hasta el santuario indígena del Señor de Quyllur Rit´i, en el apu Ausangate-Cusco. Subía como hijo espiritual y médico tradicional del pueblo shipibo.En ayuno y oración. Subía, también como maestro de la biodanza, la danza de la vida. Así fue cómo subió.

Entonces sintió tan fuerte el llamado y la misión que Jesús le transmitió en la montaña,en medio de la peregrinación con el pueblo quechua, que, habiendo sido tocado por la zarza ardiente,al bajar, recibió una nueva misión. Y su vida empezó a dar un giro completo.

Luego de varios años de caminos, luchas, discernimientos, despojos y noches oscuras del alma, fundó la ermita Señor de Quyllur Rit´i, el 30 de agosto del año 1992,en la festividad de Santa Rosa de Lima.

Para entonces había ido y vuelto de Francia; el desarrollo de su vocación al interior de la Iglesia Católica Latina se había frustrado; su madre Juanita había fallecido en el tránsito,por quien había vuelto para cuidarla en sus últimos meses de vida; y despojado de todo había quedado : sin madre, sin iglesia, sin Francia,sin nada, ingresando a la noche oscura del alma y al silencio de Dios.

En México, a donde fue invitado durante 4 años consecutivos, pudo comprender que debía iniciar un camino propio, aunque no sabiendo aún cómo y en qué forma.

Dante, años después, tuvo un sueño y una voz reveladora, bajando del monasterio benedictino de la resurreción del lago Titicaca, su último intento,en Julio de 1992.

El Señor le dijo una madrugada: En Quyllur Rit´i te llamé,bajo esa estrella, sígueme: hazme una Ermita.

Entonces surgió la claridad.

Era el punto de partida para el seguimiento de Jesús, bajo su rostro y advocación india. Por fin había comprendido la especificidad de su llamado.

En 1995, llegó el arzobispo/apóstol norteamericano Ken Maley, fundador de la diócesis nativa de St.Jhon y de la Iglesia Apostólica Católica Nuestra Señora de Guadalupe y lo ordenó sacerdote el 15 de Mayo, fiesta de Pentecostés. El le había dicho: Yo no ordeno los estudios, yo ordeno la Llama y tú tienes la Llama Viva en tu corazón.

La misión ecuménica de la Ermita está centrada en vivenciar el encuentro con Jesús y sus tesoros de sanación .

"En la montaña me fue dado un nuevo cántico espiritual para retornar a la fuente esencial de la sanación: El maravilloso poder de nuestro Señor Jesucristo sana, salva y santifica. Y junto con este cántico, el mandato divino de hacer una comunidad de túnicas. "¡Haz una comunidad de túnicas¡" .

"El cántico vino acompañado con la visión de la cruz pulsante en mi frente, cruz de colores rojo y verde. El mandato de formar una comunidad, pensé que podía venir del ego o del maligno y fue rechazado por mí durante varios años. Pero fue tan fuerte la voz que me lo recordaba en el poco tiempo que pasé en el monasterio del lago Titicaca, que fue el final de la crisis y del túnel oscuro: No podía realizar mi llamado al interior de ningún molde institucional tradicional, ni religioso, ni eclecial.
En medio de la más absoluta pobreza, el Señor volvió a hablar una noche de Agosto, del 2002".

El carisma ecuménico se ha ido definiendo también a través de los años: una ermita abierta a vivir la experiencia del llamado de Jesús desde sus múltiples raíces y tradiciones universales: pero, sobre todo, desde la tradición y espiritulidad indígena.

El Espíritu derrama sus carismas, a través de la Ermita, para el rebaño diverso de la humanidad, la pluralidad de caminos y la riqueza de las multiples opciones de vida,en la viña de Dios.



quyllurititunicas@yahoo.es
Comunicate con nosotros